Si tienes algunos días libres, Guanajuato es el destino ideal para viajar con tus amigos. Seguro te vas a enamorar de sus colores y caer en los encantos de la ciudad.

¿Cómo llegar a Guanajuato?

La ventaja de Guanajuato, es que se ubica en el centro de México. Desde Guadalajara, se necesitan aproximadamente 4 horas para llegar a la ciudad en camión. El tiempo de viaje es casi lo mismo desde CDMX, y solo se necesitan 2 horas desde Querétaro.

El medio de transporte más conveniente para los viajes de unas pocas horas, es el autobús. Los precios son accesibles y podrás sentarte cómodamente, dependiendo de la compañía que elegirás. Hay que contar aproximadamente $1,000 pesos para un viaje redondo desde Guadalajara.

Yo fui durante el mes de marzo con una amiga, pero si tienes la oportunidad, te recomiendo viajar a Guanajuato para celebrar la Independencia del 16 de septiembre. El ambiente será aún más festivo.

¿Qué hacer, qué visitar?

Guanajuato está lleno de encanto y de colores. La ciudad es relativamente pequeña: pasear a pie es la mejor manera para descubrirla (tendrás acceso a todo muy fácilmente). Hay muchos mercados, entre ellos el más famoso, el Mercado Hidalgo, mercado cubierto donde podrás encontrar algo de comer y muchos puestos de artesanías. Mientras caminas, pasarás frente al Teatro Juárez y a la Basílica Nuestra Señora de Guanajuato. Por fin, no tendrás ningún problema para encontrar restaurantes y bares, ya que solo se necesita caminar en la ciudad para encontrar lo que quieres.

No puedes viajar a Guanajuato sin pasar por la famosa calle “Callejón del Beso”. Turistas de todo el mundo van allí para besarse desde los dos balcones. De acuerdo a la leyenda, esto aseguraría un amor eterno. Entonces, no dudes en pasar por esta calle con tu novio/novia para fortalecer su amor para siempre.

Otra actividad inevitable que puedes hacer Guanajuato es tomar el funicular para acceder a la cima de la ciudad (después algunos vuelven a bajar la ciudad a pie pero bajar con el funicular es ideal para los que tienen flojera). El precio es muy barato: $50 pesos en total para subir y bajar. Arriba de la ciudad, descubrirás la gran estatua El Pípila y tendrás una vista increíble de la ciudad entera con todos sus colores, será la ocasión perfecta para tomar fotografías muy bonitas.

Fiesteras que somos, queríamos encontrar antros para salir. Fuimos al Why Not. No pienso que es la discoteca más grande de Guanajuato, pero nos gustó mucho el ambiente y la música. Así que decidimos volver al mismo club la noche siguiente y experimentamos una de las mejores fiestas de nuestro viaje a México: por suerte, el gerente de la discoteca nos propuso subir a la barra para distribuir shots a todo el mundo. ¡Uno de mis mejores recuerdos!

Luego, decidimos por casualidad visitar el Museo de las Momias. El precio de entrada es de $85 pesos pero si son estudiantes, el precio es de $50 pesos. Dentro de este museo se encuentran momias, muchísimas. Estas momias son el resultado de la momificación natural de cadáveres enterrados a causa de una epidemia de cólera que afectó Guanajuato durante el siglo 19. ¡Esta visita fue muy rara, pero también muy original!

Por último, los amantes del arte pueden visitar el museo dedicado a Diego Riviera, famoso pintor mexicano y esposo de Frida Kahlo. Pasamos frente a este museo por casualidad porque se ubicaba justo al lado de nuestro alojamiento. El precio es de solo $20 pesos. Dentro de este museo, que fue creado en lo que fue la casa en la que creció Diego Riviera, descubrirán todas las obras del pintor, realizadas desde su infancia hasta su muerte.

Este viaje a Guanajuato fue maravilloso. La ciudad es muy bonita y los colores le dan un encanto irresistible. Tuve uno de los mejores fines de semana de mi vida con mi amiga.

¡Viva Guanajuato, viva México!